En el centro del vientre

Con profunda nostalgia y arraigo En el centro del Vientre es una obra que abraza las contradicciones del ser humano, que se debaten entre el desprecio y el perdón; la búsqueda de libertad y el arraigo al pasado; el poder absoluto y el total desamparo.

“Alberto” es un hombre que ama la tierra, es el único amor que le enseñó su padre. Ama la tierra porque ahí están las raíces de todo lo que tiene: su familia, su casa, su trabajo, sus mujeres, sus hijos…

Escrita y dirigida por el dramaturgo tamaulipeco Medardo Treviño, ésta obra muestra la fuerte necesidad de permanencia de un hombre que no conoce más, no quiere conocer más que sus propias razones. Un mundo visto desde sí mismo todo el tiempo.

El también Premio Nacional de Dramaturgia ha escrito 42 obras con las que ha mostrado el ir y venir de la frontera norte de México, fuente absoluta de inspiración para Treviño, cuyo trabajo ha llegado a Croacia, la India, Grecia, Francia, Estados Unidos, Guatemala y Cuba.

En este sentido, para el dramaturgo hay una hermandad universal en la necesidad de pertenencia, esto confirma que el En el centro del vientre es una obra completa que muestra con honestidad las constantes batallas personales que vive el ser humano. Esto lo entiende el actor Alberto Estrella, que celebra con este protagónico sus 25 años de trabajo en teatro, cine y televisión: “quise celebrar este ciclo significativo donde ves como es verdad que la vida pasa en un suspiro, pero también has recorrido mucho camino y había que celebrarlo trabajando”.

“Busqué para esta fiesta un texto con características esenciales para mi. Busqué primero autores de nivel mundial como Chejov o Ipsen, después con los dramaturgos mas representativos de México como Usigli, Ibarguengoitia, Mendoza, Rascón Banda, González Dávila, entre otros, pero no cumplía con algo fundamental: el presente que estoy viviendo”

Estrella buscó con esta obra dar un homenaje a su padre quien falleciera el año pasado y le compartiera la libertad y compromiso con el que vive cada día y ejerce su profesión, y de alguna manera el texto de Treviño le ofreció dos valores fundamentales: “la realidad contundente acompañada de lirismo onírico, donde se mezcla la existencia de manera sorprenderte”.

De muchas maneras el dramaturgo le ofreció al actor la oportunidad de evidenciar “la posesión en el aspecto más puro, la posesión donde yo si puedo identificarme y es el arraigo: el arraigo a la tierra, a la familia, a la idiosincrasia, el arraigo a la forma de ser, a los principios y a los valores absolutos”.

“Alberto” -personaje principal- es el hacendado bragado, macho y mujeriego, que no sabe de maneras de amar, sólo sabe ser el hombre de campo, que entiende lo que necesita la tierra, pero no lo que necesita quienes lo rodean:“Entiende la tierra como una forma de ser, de ser mexicano y del ser cultural, después de ver la pérdida de los valores fundamentales como pueblo, que no estamos respetando nuestras propias formas de ver el mundo.”

“Celia”, en este caso interpretada por Cecilia Toussaint, quien vuelve al escenario teatral después de 20 años, es la mujer incondicional, que siempre estará al cuidado de su familia, como hermana mayor y madre sustituta, ella acompaña a “Alberto” hasta el final de todas sus batallas, sin haber vivido las propias, por cumplir con su deber.

Estos dos personajes se vuelven entrañables en su desarrollo dramático. Son como en muchas familias, también la base de costumbres, emociones y luchas intestinas por no querer dejar de ser lo que son, y esperan que nada cambie para que estas costumbres sigan, para que las lluvias lleguen puntuales a esa tierra sedienta y que les da razón para vivir.

Sin duda la mancuerna hecha por Estrella y Toussaint muestra una rica gama de exploración emotiva para que el público se conmueva y reflexione sobre la riqueza de todas las maneras de amar y perdonar, además de darnos la oportunidad de explorar nuestra propias formas de arraigo, como apunta el mismo Estrella.

El elenco se complementa con el joven actor Daniel Berlanga, quien debuta en teatro, e integrantes del Grupo Tequio,originario y consolidado en Tamaulipas y dirigido por el mismo Treviño: Mónica Gómez, Larissa López, Rosy Balderas, Martín Reynaldo y el niño Edgar Adrián, bajo la dirección adjunta de Víctor Carpinteiro.

En el centro del Vientre se estrenará en la Ciudad de México el próximo 6 de mayo en el foro de El Círculo Teatral, en una larga temporada (funciones: viernes 20:30 hrs. – sábados 19:00 y 21:00 hrs. – domingos 18:00 hrs.). Posteriormente seguirá la gira nacional en Monterrey, Colima y Reynosa, entre otras ciudades.

http://www.facebook.com/elcirculoteatral

Twitter: @circuloteatral

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s